Americano

No sé muy bien, ni muy mal ni incluso de manera regular como hilar mi corazón, mis pensamientos y mis palabras escritas en este artículo pero me prometí que así sería y si me engaño a mí mismo… mal vamos.

Con la voz cantada y envidiada del Pavarotti del Carnaval, como así le gustaba llamarlo, me propongo unificarlo todo, sentado en el patio y con trece meses en mis piernas descubriendo la vida en sus, ojalá, momentos más complicados. Digo bien, ojalá…

Americano, más bien indios… o ahí quiso él representarlo en las Tablas Benditas.

Madre Tierra, que cuando pare, con ella estarán siempre la lluvia como alimento del cielo y el sol como el hombre que la insemina. Tierra, montaña, frío, viento, árbol,… mientras, por alterar todo esto que debería rodearnos, paredes, más de cuatro en el mejor de los casos. El hombre sigue siendo fiel a su cita con el desastre. Sigue haciendo el indio. Seguimos…

Amores… Amores americanos son los que nacen en primavera, los que estallan por carnavales, malditos pero inmortales…

Amores americanos los que mueren y resucitan, los que cautivan y desatan a partes iguales, amores que matan y amores que son más fuertes que ese viento que no sentimos por la simple banalidad de ser humanos y matarnos a nosotros mismos y no por amor.

Naturaleza, amor,… seguimos haciendo el indio.

Primeros desplazamientos gateando y descubriendo entre sus más de cuatro paredes, sin naturaleza aunque con el amor infinito de sus padres y un padre haciendo el indio escribiendo y babeando sin todos los sentidos en ello. ¿Poner los cinco sentidos en escribir viendo como tu hija descubre la vida que nos estamos cargando entre todos y escuchando ahora al Carli? Misión imposible.

Pido perdón sin perdió el hilo este que escribe y ha hecho el indio pretendiendo otra cosa. Al menos no consumo disoluciones de hipoclorito como otros americanos que sí han hecho el indio por atender consejos de quien no debe darlos. La humanidad sigue haciendo el indio. Seguimos…

Curioso no haber arrancado ninguna cabellera aún en Capitaneados… será la edad, el confinamiento o saber que parece inmortal cualquier actitud o comentario. ¿Inmortal? Seguimos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s