Se cumplió la condena

Se cumplió la condena, rubita de sus amores…

Se cumplió demasiado pronto y aún eras chiquita y te dejó callada, así, como dormida…

No sé contigo, pero yo a mi morenita de mis amores ya le explico quién era tu papá de la mejor forma que, de momento, se puede hacer: con su música y sus letras.

Melena al viento, sus niños y sus ideales eternos, como él.

Un año sin ti -¡un año!- y aún veo fotos, vídeos y escucho tus comparsas y no parece que haya ocurrido semejante tragedia. Tragedia en mayúscula para los tuyos, tragedia tremenda para la literatura. Tragedia tremenda para tu chusma. Y sí, solo cabe todo en ese orden…

Sonrisa sin vergüenza, melena al viento y abrigo azul. Así te recordaré porque así fue como ibas vestido aquel día en el que tus Condenados se bajaron del autobús en el Auditorio Rocío Jurado. Subiela y Carli calentaban voces detrás entre risas y bromas con otras agrupaciones y tú te acercaste a tu Chusma. Me firmaste el CD y ocurrió la pequeña anécdota: una chavala se acercó a nosotros, te pidió que le firmaras y su pelo se encontró con la botonadura de tu abrigo y allí quedó enganchada mientras, tu mirada se cruzó con la mía, ambos reímos pensando exactamente lo mismo y así nos lo mostramos. Sobran las palabras…

Luego llegaron más comparsas, sí, pero sobre todo tus Inmortales. Y llegaron al Banco España. Todos disfrutando del Certamen organizado por Canal Sur y Julio Pardo y tú ya habías decidido que ese año cantabas en Sevilla. Allí estabais. Allí estábamos. Inmortal es el momento y el recuerdo… Imposible no ser de ti y no emocionarte contigo. Imposible dejar de escuchar voces cantando tus letras. Imposible pensar que ya solo quedan letras de Carnaval.

Se fue el veneno, el criterio y la Exaltación de la revolución. La juventud y yo nos quedamos sin referente social. Por suerte, entre tus dones componiendo, tenias el de poseer la frase perfecta para la mayoría de los acontecimientos pretéritos, presentes y futuros. Un adelantado a todo y a todos.

Un año de aquella condena que se convierte en cadena perpetua para tu Chusma Selecta.

Solo se me ocurre terminar esta dedicatoria de una manera: soy Juancarlista.

Ah, ahora bajo la basura…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s