Margaritas deshojadas

Una madrugada, acostado y casi rendido por el sueño, me vino una historia a mi mente casi agotada en la que veía dos, tres e incluso cuatro montañas de pétalos y margaritas huérfanas de sus blanquecinas extremidades. Sin duda ha estado aquí, no hay duda.

De todos es sabido que la margarita es la mejor de todas las herramientas esclarecedoras de dudas. Todos o casi todos hemos cogido alguna vez de niños una y nos hemos puesto con el manido “me quiere, no me quiere; me quiere, no me quiere…”, pero el personaje que se aparecía en ese breve sueño las usaba de manera singular; no había síes ni noes tallados en los pétalos y el individuo las arrancaba a su antojo, sin ton ni son pero con un claro objetivo: no fallar.

Enemigo del fallo en lo que a su persona se refiere, fue dejando tiradas una cuantía enorme de bellas margaritas porque ninguna ejecutaba la claridad con la redundancia que él quería para sí mismo. De esta manera, despobló un bello jardín buscando y rebuscado la que actuara o se conjugara en el futuro, como bola de cristal.

Dicen que a la tercera va la vencida y en el tercero, al alcanzar su última margarita y tras despoblarla casi en su totalidad, creyó dar en la tecla… pobre ingenuo, ha devastado todo el jardín, ha destrozado la belleza de un paraíso y aún así se cree acertante del pleno al 15.

Por suerte, la primavera siempre vuelve y volverán a nacer nuevas margaritas y del individuo quedará tan solo el recuerdo, al igual que del sueño que os acabo de contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s