Héroe matutino

Con la mirada perdida en la oscuridad, me estiro intentando robarle unos segundos al despertador. A duras penas me incorporo. Mientras mi cuerpo yace en el borde de la cama, se me cierran de nuevo los ojos.
Comisuras blancas, sudor fresco en la cara, entreabierto un ojo. ¡Qué mala noche! Y solo estamos a principio de semana. ¡Se va a hacer larga!
A la de tres nos levantamos, una, dos… ¿por dónde iba?
Busco descoordinadamente con los pies las zapatillas, encuentro una. Su pareja se pierde debajo del somier.
¿Te he despertado cariño? Un beso, ya me voy a la ducha, a ver si me espabila porque parezco un zombie.
Llego al baño. Un espejo, un reflejo. ¿Es un pájaro? ¿Es un avión?
¡No, soy yo!, menuda carita llevo con tanto madrugón.

Un comentario

  1. El madrugar de una persona comprometida en la vida, con responsabilidad, lo que ocurre que el cuerpo es perezoso y cuesta ponerlo derecho pero, luego se obtiene una gran satisfacción de haber cumplido con el en deber.Malos madrugones……….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s