Ámate

Ámate en el silencio de la noche.

Ámate cuando los ojos de los demás se cierren por el cansancio y te quedes a soñar entre recuerdos por atrapar.

Ámate cuando la soledad te abrigue, cuando el aire te arañe los miedos, cuando el reloj del tiempo marque el tiempo en tu reloj.

Ámate despacio. Sin prisas. Con calma.

Ámate sabiendo que hay una parte de ti que solo es tuya. Que no es de nadie. Que nadie puede tenerla. Nadie puede poseerla.

Ámate en el reflejo de tu mirada; en ella te verás tal y como eres; ella te mostrará tal y como eres; ella eres tú con la luz que sólo emanas tú sin maquillaje, sin disfraz de fondo, sin arrugas ni mentiras.

Ámate cuando más te necesites. Y cuando no te necesites, ámate también.

Ámate…

Simplemente, ámate… porque al amarte… te sentirás amado por quién tienes que sentir de verdad el verbo amar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s