Ante ti y para ti

Una vez más nos encontramos frente a frente, sin excusas y casi sin motivo.

Una vez más me siento, te miro y tú me contemplas impertérrito sabedor de lo que va a ocurrir. Tal vez lo sepas incluso mejor que yo.

Tu cara pálida, con ese semblante poderoso y cutis terso te hace importante, especial.

Ahí estás, presente y muy digno y por ello causas tanto respeto que la mayoría huyen de ti y se abandonan a otros menesteres menos… menos… quizás tú sepas la palabra exacta que encaja en esos puntos suspensivos.

Sin miedo te mido, te miro, tanteo la jugada maestra mientras impasible me observas guardando un silencio sepulcral. Luego serás el altavoz de todos mis anhelos.

Alguna vez había comenzado mis escritos así, en blanco, pero jamas te lo había dedicado a ti, fiel diván de desvaríos, soporte de palabras lastradas a entenderse, receloso, vetusto pero elegante compañero de batallas escritas y perdidas.

Hoy mis palabras que ya son tuyas, de ti, son para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s