Mírame

Mírame como si fuera la ultima vez que lo hicieras…

Mírame cuando cierres los ojos…

Mírame al caer la noche y la luna prenda de luces los callejones de la memoria.

Porque es tus ojos, en ese rinconcito que brilla de manera continua a lo largo y ancho del mundo, es donde me siento libre, sin cadenas, ausente de miedos.

Por eso te ruego, te pido, te reclamo… que me mires.

Y hazlo bajito, sin que nadie se entere.

O de soslayo. Me gusta toparme con tu mirada cuando menos me lo espero.

O hazlo cuando te venga en gana. Cuando no puedas mas.Cuando mas lo necesites.

Eso es lo que yo hago. Necesitarte. Y buscarte la mirada.

Ese manantial de vida que desarbola mis ríos del derecho y del revés.

Esa quimera que Dios dibuja con pinceles desgastados.

Esa parte de ti que hace de ti un todo maravilloso. Único. Especial.

Por eso.. mírame… que, al mirarme, vuelvo a – por tu culpa- ser inmensamente feliz.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s