Millonario

Paso a diario por un cajero, y siempre me lo encuentro ahí, despojado de hipoteca y ajeno al ritmo que la vida se empeña en seguir ofreciéndonos.

Desconozco su nombre, su habla y su patria.

Le acompaña un perro cansado por los años y con la mirada resignada; supongo que ambos se hacen compañíacuando la soledad se presenta al descorrerse la madrugada. 

Él apenas sabe que existo y mucho menos que me quedo mirándolo mientras pienso en el millonario que Aragóndibujó para volver al Falla y dar un golpe en la mesa y llevarse así un primero.

Aquel millonario se bebía la vida a sorbos. Sabía que el tiempo era un tesoro que jamás regresaba. Las dentelladas que le quedaban por dar las masticaba entre pasodobles y cuartetas inmortales.

Mi millonario apenas tiene fuerzas para sonreír. El día a día es un atropello de horas sin cuerda. El sueño es el único compañero que no le hace preguntas incomodas.

Si de Aragón aprendí algo, fue precisamente a mirar a través de sus personajes el mundo que cada día se despierta ante mi ventana. 

Y aunque su mensaje literario va directo a la femoral de los sentidos, la realidad es cruda, cruel, vengativa…

¿Qué le habrá llevado a ese hombre a mendigar sobre el asfalto de esta sociedad ruin y miserable?

¿Qué historia esconderán las cicatrices que esconde entre harapos y basura?

¿Qué espera de la vida alguien cuya vida se basa en eso precisamente… esperar?

Ojalá algún día, cuando nos crucemos las miradas, sienta que en sus ojos anida la locura y que de pobre él tiene muy pero que muy poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s