Un abrazo

Se encontraron entre la multitud. Se sintieron entre mil voces extrañas. Se miraron como cuando uno mira a unrefugio de sangre, piel y cariño.

Se acercaron suavemente el uno al otro. Se sonrieron con el nervio en el cuello. Se quedaron inmóviles. Perplejos. Quietos.

Se conocían. Se respetaban. Se querian…

Y cuando no supieron que decirse, y las lágrimas galopaban por las mejillas y los suspiros lo inundaban todo… acortaron esa distancia y se dieron un abrazo.

Pero no uno de esos abrazos que la gente se da por compromiso o por quedar bien con la otra persona, no; fue un abrazo con mayúsculas.

Un abrazo de esos donde uno siente fluir la sangre del otro, donde el tiempo se acomoda en los espacios, donde nada importa más que el roce y el latido de los silencios.

Un abrazo de esos que te estrujan los huesos y te sientes protegido de las llamas de las impotencias.

Un abrazo de alguien que confía en ti y de alguien en quien confías por encima de todas las cosas habidas y por haber.

Supongo que ambos se han regalado abrazos a lo largo de sus vidas… pero jamás un abrazo venía envuelto entre retales de abrazos que al olerlos olían a un color verde… verde esperanza.

Recordar: la próxima vez no tardéis tanto en daros otro abrazo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s