Entrevista a Jaime Cedillo

Hoy os traemos a las líneas de Capitaneados a Jaime Cedillo, periodista y escritor que nos ha cautivado tras leer su obra dedicada a Juan Carlos Aragón.

Disfruten de esta cariñosa entrevista:

¿Quién es Jaime Cedillo?

Un periodista cultural que escribe poesía y hace música.

¿Cómo ha vivido el confinamiento?

Entre la angustia por lo externo y, contra todo pronóstico,la tranquilidad interior que proporcionaba mi casa, la casa de mi madre, en mi pueblo de toda la vida.

De no ser periodista y escritor, ¿qué le hubiera gustado ser?

Me habría gustado dedicarme a la música, aunque lo cierto es que cada cierto tiempo me quito la espina colaborando con amigos que sí hicieron de ella una profesión.

¿Qué es lo que más le gusta de su profesión?, ¿y lo que menos?

Cuando obedece a los preceptos originales, es el oficio más valiente y más necesario de nuestra sociedad. Lo que menos me gusta es que casi nunca se cumplen.

Se lo ponemos fácil, ¿un libro para recomendar?

El Flamenco y la Generación del 27 (Ed. Renacimiento), de Manuel Bernal Romero.

¿Un disco o una canción que no pueda dejar de escuchar?

Dibujo libre, de Antílopez.

Alguien a quien admire.

A muchos de mis amigos, rostros anónimos que nunca serán un ejemplo para nadie pero son una referencia imprescindible para mí.

Sabina y TDK, dos palabras que, junto con su libro me han llamado la atención de su intervención en Objetivo Cádiz Carnaval, ¿guarda algún tesoro en cinta de vídeo?

Si te refieres al Carnaval de Cádiz, no. Las cintas las escuchaba de pequeño mi amigo Carlos Bueso, cantautor, el culpable de mi pasión por el Carnaval. Yo llegué con los DVDs y los primeros años de Youtube. Si te refieres en general, tengo un VHS de un concierto histórico perteneciente a la gira “El gusto es nuestro”, de Ana Belén, Miguel Ríos, Serrat y Víctor Manuel.

En su intervención hablaba de literatura y carnaval, ¿sería Sabina un buen autor de Comparsas?

¿Por qué no? Además de un gran letrista, es un buencompositor de melodías y un tipo que no se corta ni con cristales.

¿Tortilla de patatas con cebolla o sin cebolla?

Con cebolla.

¿Botellín o cerveza de tirador?

Según el caso, indistintamente.

Háblenos un poco de su/nuestro admirado Juan Carlos,…

Por encima de cualquier cosa, es el autor de canciones más valiente que he escuchado en mi vida.

¿Cómo lo definirías?

El letrista más importante de la historia del Carnaval de Cádiz.

De no haber nacido en Cadiz, Juan Carlos Aragón, ¿hubiera sido Juan Carlos Aragón?

Por supuesto que no. Cádiz está en su personalidad, en su frescura, su rebeldía, su sentido del humor… y todos esos atributos que lo distinguen.

¿Por qué Juan Carlos fue un revolucionario?

Paradójicamente, por elevar a la máxima potencia los principios fundamentales del Carnaval de Cádiz: la protesta social, la trasgresión. Por otro lado, está la vertiente poética. El Carnaval de Cádiz no había experimentado una relación tan intensa con la literatura hasta su aparición.

¿De dónde surgía la inspiración de Juan Carlos?

Eso no lo sabe nadie. Lo que sí hemos sabido es que si una idea había tomado forma en su cabeza, era capaz de materializarla en diez minutos, a la hora de escribir un pasodoble, por ejemplo. Y luego era impresionante el amplísimo registro que manejaba. Podía regalarnos el poema más bello convertido en copla o el canto político más agresivo y despiadado.

¿Cuáles eran las señas de identidad literarias y musicales de Juan Carlos?

Respecto a la literatura, yo destacaría la profundidad tanto en el lenguaje como en el contenido. Respecto a la música, tiene melodías que se han convertido en himnos. A mí me interesa muchísimo la influencia del flamenco.

Díganos las aptitudes carnavalescas de Juan Carlos.

Como le dijo un amigo de Vicente Lázaro “Lali” en un mensaje de texto: “Es el único que hace Carnaval… o el único que no lo hace”.

¿Cree que los mediocres se han arrepentido de como trataron a Juan Carlos?

Recuerda ese verso de Los Príncipes: “Los mediocres solo pueden conseguir algo de gloria viendo hundidos a los demás”. Los mediocres normalmente no se arrepienten de nada. Rectificar es de gente brillante. Juan Carlos lo hizo en más de una ocasión.

¿Es la literatura carnavalera un arte mayor?

En según qué casos. El de Juan Carlos era uno de ellos. Pero tampoco tiene por qué serlo, ni siquiera por qué pretenderlo. El Carnaval de Cádiz es una disciplina folclórica que a veces se ha fusionado con lo culto, pero no me parece imprescindible. La esencia es su naturaleza popular y eso sí que no puede perderse.

Tras estudiar su obra carnavalera de manera profunda, los aficionados al carnaval, ¿han sabido valorar en su justa medida a Juan Carlos?

Sinceramente creo que los buenos aficionados sí. Y los que no, están de enhorabuena. Ya me gustaría a mí comenzar a descubrirlo ahora. De todos modos, y a pesar de haber investigado sus textos de manera minuciosa, te diré que me sigo sorprendiendo con matices en los que no había reparado. Su obra es inabarcable y él es infinito.

¿Le quedó a Juan Carlos algo por defender, por escribir, por cantar..?

Muy buena pregunta. Creo que se despachó a gusto y de todo lo que en algún momento pensó, no le quedó mucho más por expresar. Lo trágico es que ya no podemos saberlo. Pero cuánto nos habría gustado conocer su opinión acerca de la situación actual, por ejemplo.

¿Se ha quedado el carnaval huérfano de conciencia tras el fallecimiento de Juan carlos?

No lo creo. El Carnaval de Cádiz es demasiado grande y seguirá teniendo una importancia capital en las conciencias de quienes se aproximen a él. En cambio, sí creo que nos hemos quedado huérfanos de esa manera suya de hacer Carnaval: valiente, arriesgada, siempre a la contra, insólita.

Volvamos a Jaime Cedillo, ¿qué le queda por hacer?

A corto plazo, me gustaría vivir de mi profesión, que no es poco. Y a medio-largo plazo, quiero seguir publicando libros como este, por supuesto.

Y para terminar, recomiende su libro.

Creo que interesará no solo a los seguidores de Juan Carlos, sino a los aficionados del Carnaval de Cádiz en general. Es un análisis pormenorizado de los textos del Capitán Veneno, pero también es un homenaje al Carnaval, una disciplina riquísima que no ocupa, a mi parecer, el puesto que le corresponde en la Cultura a nivel nacional. En la misma línea, una de mis ambiciones con este libro es acercar el Carnaval a los menos iniciados. Cualquiera que tenga inquietudes musicales o literarias, no debe perdérselo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s