Cae la noche

Cae la noche, todas las almas descansan en sus lechos y nuevamente, descansado del bullicio del día a día me siento ante ti esperando que hoy seas tú el que me digas algo.

Te encuentro agotado también, como triste y un poco pálido. Y muy muy callado…

La luna nos está mirando y espero que seas tú el que le digas al cielo que puede quedarse esperando.

Sigues callado, fijando tu vista en mí pero sin verme. Impasible e imposible es mantener esta calma que nos condena a los dos.

Cae la noche y mañana es el día, el día D y llegará la hora H – o H y media como dijo aquel-.

Ambos tenemos la cita que tanto ansiábamos y te encuentro desolado, afligido, apesadumbrado. Algunos le llaman miedo escénico…

Cae la noche y ni tú ni yo estamos muy locuaces… ¡con lo que hemos sido!

No hay excusas ni interrupciones; duelo a la luna pero ambos hemos olvidado las armas en casa. Vaya dos pistoleros…

Nada, no es el momento; hoy no es el día porque ni yo puedo ni tú debes aun debiendo…

Difícil postrarse ante ti sin palabras, viejo cuaderno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s