Microrrelatos de la herradura

Mi suerte


Quisiera tenerte cerca. Sentirte a cada paso. Llevarte en un bolsillo de mis días.
Creo haberte tenido… y tu recuerdo es imborrable.
Creo haberte sufrido… y eres detestable.
Creo haberte llamado mil veces… y una o diez habrás venido.
Pero te necesito tanto…
Procura no olvidarte de mí.

Alberto Espinosa


De otra época vienes,
mas no para este uso.
Colgada nos proteges,
tú, de cualquier intruso.

Sin Dunstan y su leyenda,
no habría en ti más calenda.
Del trote de la herrería,
al galope te tirarían.

Ángel Salgado


¡Un gato negro, allí! ¡Que viene!

Al huir me paseé por debajo de una escalera y sin querer tropecé y destrocé el espejo del coche que estaba aparcado en la esquina.

¿Se puede tener más mala suerte?, me preguntaba para mí.

Y encima, dejé mi herradura colgada en el patio…

Juanma García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s