Reflejos

Estás por todas partes, en cualquier esquina, escondido y bien visible. Desapareces en la transparencia de las ventanas y amaneces en los suelos mojados por los charcos. Fabricas imágenes a tu antojo y casi nunca estás cuando realmente se te necesita.

Proporcionas alegría y desesperación, aunque la mirada sea tan fugaz y ni siquiera se llegue a ver algo concreto. A veces con eso vale, por poco que sea.

Tan importantes en nuestro día a día que ya te buscamos sin buscarte, apareces y llamas la atención, cambiando la mirada en tu búsqueda.

La culpa no es tuya, claro que no, y seguramente tampoco del que te hace cómplice. El culpable es otro, el mismo que nos proporciona la necesidad de vernos en ti, el mismo que hace que solo se vea lo de fuera, olvidando lo de dentro.

Tú, solamente eres un simple reflejo que va apareciendo por todas partes, y nosotros pobres imágenes que necesitamos de nuestras miradas en ti para seguir nuestros caminos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s