Dualidad

La dualidad persigue al ser humano, o quizás seamos nosotros los que ponemos todo nuestro afán en ser parte de ella.

El yin y el yang, blanco y negro, la oscuridad y la luz, pero de una misma montaña.

Cuerpo y mente, frío y calor, amor y odio, siempre presente.

Somos piezas incompletas sin nuestra otra parte dual. Hombre y mujer, viejo y nuevo.

Piezas de un rompecabezas que no se acabará nunca, porque nunca se termina de vivir, ni cuando se acaba la vida y empieza la muerte.

Y mientras, ahí estamos, buscando rivales  en los opuestos que nos rodean. Enemigos que, por cualquier (sin)razón, sean diferentes, piensen diferente. Con el cartel del “conmigo o contra ellos” tatuado bien grande y a color.

Quizás, no somos realmente así y simplemente nos dejamos llevar. O probablemente necesitamos de esta droga, porque lo llevamos innato en nuestro ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s