En la manzana

Exaltan a la terna de vendavales de diversa intensidad que la leyenda fue verídica, fidedigna, tan real como que este Rey Santo realiza trazadas fonéticas para encadenar estos vocablos en un vetusto pergamino derrumbado en arrinconadas coordenadas catedralicias.

Correteaban las primeras anualidades de la decimocuarta centuria cuando un habilidoso arrojador asaeteado acertara en el corazón de la simbología futurista de que viste la telefonía más actual y característica. Lo inusual se hallaba en el otro; el otro otro de sentimientos que, a modo de columna jónica, sostenía el afrutado objetivo.

Allá dio comienzo la leyenda de Guillermo Tell, cuasi tan célebre como la adquirida por este Rey Santo cuando allá por 1248, Sevilla atravesó de pleno el corazón de éste que manuscribe y lo llevó a la Reconquista.

Se declara feliz el que exalta constantemente su belleza ante la metáfora frutícola que expone.

¡Gocen y cuídense!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s