Microrrelatos del reloj

El sonido que nunca acaba,
arranca la melodía del tic tac.
Perfecta máquina, ¡cierra la jaula!
que nunca nadie podrá controlar.

Empeño a raudales en su conquista,
derrotas infinitas sin pelear.
Ilusos fuimos, somos y serán.
El tiempo sigue su caminar.

Ángel Salgado

Fotografía de Jonathan Zamudio

Implacable, incontrolable, inaccesible, calculable e incalculable a la vez, intratable, impredecible por muy constante que seas…

Ya lo dejó escrito el filósofo poeta envenenado: en el mundo solo manda el impecable emperador, el bandolero, el verdugo justiciero…

Y hay la que lías cuando te acabas…

Juanma García

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s